Devocional diario


Prepárate para recibir de Dios su victoria

 

Si oramos bien, todas nuestras peticiones serán oídas

2019-06-24


...

1. Oración inicial

"Amado Dios, examina mi corazón y no permitas que ningún sentimiento negativo se anide en él. No quiero que el pecado haga división entre nosotros dos, que voltees tu rostro para no oír mis peticiones. Deseo acercarme a ti con un corazón contrito y humilde, reconociendo mi culpa; límpiame y perdóname Señor. Amén."

...

2. Lee la palabra de Dios

“¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”, Santiago 4:1-3

...

3. Reflexiona

Muchas veces oramos y no recibimos respuestas, quizás estamos orando equivocadamente. No pedimos para hacer la voluntad de Dios sino para satisfacer la nuestra. Cuando oramos guardando en nuestro corazón sentimientos que no agradan al Señor como la codicia, la envidia, el resentimiento, la venganza, el rencor, la falta de perdón, la ira, la mentira, la crítica, la murmuración, el odio etc. Él no escucha. Estos sentimientos son como comejenes que carcomen nuestra relación con otros y por ende rompen nuestra comunión con Dios.

El pecado es la primera causa que hace que Dios cierre sus oídos a nuestras peticiones, Él siempre está dispuesto para los que le buscan con un corazón humilde, contrito y humillado. Ninguna oración puede ser efectiva a menos que confesemos nuestros pecados y perdonemos a los demás. Isaías 59:1-2 “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.

Las causas de nuestras contiendas tienen origen en nuestro interior, vienen de nuestros propios conflictos que se desbordan en pasiones, guerras, pleitos con otras personas. Trae una lucha en nuestra propia alma y con el Espíritu de Dios.

Dice el apóstol Santiago: “codiciáis”. Él habla aquí del deseo de poseer con la mente y el corazón algo que no podemos y nos devastamos y oprimimos por la envidia. Esto hace caer a muchos en acciones violentas. “Mataís y ardeís en envidia”; ya no sólo es el deseo sino la acción descontrolada de un individuo contra otro. La petición de los injuriosos, homicidas y contenciosos no es reconocida por Dios como oración.

La oración que Dios promete contestar es sólo la que se hace con un buen espíritu, con una buena intención, con un corazón limpio, lleno de amor y perdón.

...

4. Alaba a Dios

...

5. Comparte

Comparte en Facebook este devocional

AYUDA A CONEXION DE VIDA

Sigue leyendo

Ver Archivo devocional

Avanzar por fe. Parte 2 2015-09-08

Marcos 9:23-24

¿Qué significa “caminar por vista”? (2 Corintios 5:7) Es vivir la vida de acuerdo a lo que ven nuestros ojos naturales; es tomar decisiones y a...

Leer

¿Quién es un Cristiano? Parte 3 2016-05-03

1 Juan 2:15-17

Es una persona que no ama al mundo, de acuerdo a 1 Juan 2:15-17, El mundo al que se refiere es al sistema organizado por Satanás, a los deseos de l...

Leer

Dios me sostendrá 2017-04-08

Isaías 41: 4-10

Dios está con nosotros a lo largo de todas las etapas o estaciones de la vida. Somos su descendencia, ya que nos escogió y nos llamó de los confin...

Leer

Sed agradecidos. 2 parte 2018-02-24

Colosenses 3:15

Muchos somos agradecidos un día al año, por ejemplo en días especiales, pero pasan y volvemos a la ingratitud. Sin embargo, Dios quiere que seamos ...

Leer

Tolerancia 2018-12-13

Colosenses 3:13

El amor es el vínculo perfecto y nos brinda el poder para ser tolerantes, nadie puede decir que ama y no es tolerante. Sin embargo, la tolerancia no ...

Leer

No hay otro nombre 2019-04-04

Hechos 4:12 y Hechos 10:43

No todos los caminos conducen a Dios, sólo hay un camino y es Cristo mismo, porque Él con su sangre pagó el precio de nuestra redención, pagó la ...

Leer

¿Quieres más? ¡Síguenos en Facebook!

Dale like a Conexión de Vida y sigue conectado


Síguenos en nuestras redes sociales.