Devocional diario


Prepárate para recibir de Dios su victoria

 

Acerquémonos al trono de Gracia

2018-09-14


...

1. Oración inicial

"Amado Dios, qué maravillosa bendición me has dado al tener al Señor Jesucristo como sumo sacerdote, mi mediador, quien entiende mis debilidades, quien me colma de gracia y misericordia al acercarme a tu trono confiadamente. Gracias Padre por acudir en mi ayuda cuando a ti clamo. Alabado sea tu nombre, amén."

...

2. Lee la palabra de Dios

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”, Hebreos 4:15-16

...

3. Reflexiona

El sacerdote en el Antiguo Testamento era la voz del pueblo hacia Dios, quien hacia los sacrificios de animales y así el pueblo recibía el perdón de pecados. Esto era una tipología del Señor Jesús, quien hoy es nuestro sumo sacerdote y a la vez la ofrenda por el perdón de nuestros pecados, sólo que esta vez fue único sacrificio y para siempre.

La Palabra nos dice que tenemos un sumo sacerdote: Jesucristo, que se compadece de nuestras debilidades, pues Él supo lo que fue sufrir el hambre, soportar la aflicción y la tristeza, hasta el punto que el evangelio de Juan cuenta que Jesús lloró. Él nos entiende, ya que él fue tentado en el desierto y sufrió de la misma manera que nosotros, sólo que él no pecó. Él dio su vida para ayudarnos en nuestra impotencia, perdonar nuestros pecados, limpiarnos con su sangre y acercarnos al Padre. Solo Él traspasó los cielos y se convirtió en nuestro sacerdote para que nos representara en el trono celestial.

Tal vez no nos acercamos íntimamente al trono del Señor porque nos inculcaron la imagen de un Dios severo, castigador y muy lejano, inalcanzable para nosotros como pecadores, sin embargo, la Palabra nos habla que él se entregó a sí mismo para que alcanzáramos por medio de su sacrificio la entrada personal al trono de nuestro Padre celestial.

Acerquémonos "confiadamente" al trono de Dios con reverencia, no con ligereza y falta de seriedad. Podemos hablar con total libertad y sinceridad con el Señor Jesucristo, Él nos comprende, Él conoce nuestras debilidades y las podemos compartir con Él. Abramos el corazón ante su presencia.

Hermano preséntate ante su Trono, con la total seguridad de que allí recibiréis misericordia, gracia y el oportuno socorro en tiempos de necesidad.

...

4. Alaba a Dios

...

5. Comparte

Comparte en Facebook este devocional

AYUDA A CONEXION DE VIDA

Sigue leyendo

Ver Archivo devocional

Tiempo de restauración. Parte 1 2015-09-25

2 Pedro 3:8

Ya han pasado 2015 años desde que Cristo entró en este planeta, y si observamos el versículo de 2 Pedro 3:8 estamos en el tercer día, y veamos en ...

Leer

Tesoro en vasos de barro 2015-11-01

2 Corintios 4:7

El éxito del creyente descansa sobre la confianza que tenga en el poder de Dios. En Él está el decir, el querer y el hacer del cristiano. Pablo ilu...

Leer

Amor sin fingir 2017-11-18

Romanos 12:9-21

La mejor decisión que podemos tomar en nuestra vida, es amar. ¿El amor luego no es sentir, emocionarse? Claro que no, el verdadero amor viene de la ...

Leer

Abre nuestros oídos espirituales 2018-06-26

Marcos 7: 32-37

Cuando Jesús llegó a Decápolis le trajeron a un hombre sordomudo, lo trató de manera considerada, era una persona con una necesidad especial, por ...

Leer

Seguir a Jesús con determinación 2018-07-12

Mateo 12:30 y Apocalipsis 3: 14-16

En el conflicto espiritual la neutralidad es algo imposible. Estamos con Cristo o no lo estamos. Todo el que no está con Jesús, está en su contra. ...

Leer

Tus mandamientos son mi deleite 2018-09-20

Salmo 112:1-3

Cuando la Biblia habla de temor de Dios no se refiere a miedo a Dios, sino a respeto y obediencia. El guardar sus estatutos no debe ser pesada carga, ...

Leer

¿Quieres más? ¡Síguenos en Facebook!

Dale like a Conexión de Vida y sigue conectado


Síguenos en nuestras redes sociales.